Buscar este blog

sábado, 8 de julio de 2017

Hoy



Ha nacido el día gris, salpicado de amarillos de un sol tan tímido que se oculta tras las nubes teñidas de caricias matutinas, despeinadas de mañanas.
Hay un silencio roto por las chicharras anunciando calidez de historias nuevas, inquietantes dentro de la quietud dormida de las palabras.
Viene soltando el día gotitas de alegría salpicando la hierba, acariciando el alma que aún no se ha lavado la cara.
Bailan mariposas escondidas entre las flores casi marchitas, despertando otras nuevas, regándolas de estrellitas teñidas de polen como besos de azúcar.
Acaricia la brisa a las chicharras, a las mariposas; a las flores marchitas, con tanta delicadeza, que aunque se lo propusiera no podría deshojarlas.
Y, es que...,  hoy, ha nacido el día inquietantemente dulce.








sábado, 17 de junio de 2017

Anegada soledad












Empezaré contando esta historia
de pies cansados y sin rumbo,
transitando perdidos
entre muertos en vida
desahuciados de amor.
Todos hundidos en la vorágine
alquitranada, sobre un mundo opaco
de lluvia germinal
que anegó la soledad.

Abrir los ojos para descubrir
que nuestra historia...,
no se acabará jamás.



viernes, 26 de mayo de 2017

Por siempre



Estás aquí. Seguimos a través del tiempo atravesando océanos.
Nunca te fuiste.
Aparecías en mitad de un sueño, cruzándote en un beso, despertando de repente en un suspiro o una caricia, ocultándote entre las sombras de ese desván repleto de recuerdos, de piel tersa y risas que solo callaban a besos.
Besos, tus besos, entre uno y otro tus ojos, siempre..., por siempre.





sábado, 20 de mayo de 2017

Es primavera


Es primavera, y el relente de la noche acaricia los oídos con historias transportadas por un cauto viento. la cabeza bulle de nostalgia y la luna se niega salir. Quizás no quiere enturbiar su hermosura Elena, su paz secreta , ¿será eso lo que la hace esconderse, tras nubarrones tóxicos?

Hubo un día que la memoria pinta en colores y sonrisas en que se mostraba imponente, decidida, turbadora en palabras y suspiros al viento, -yo. aún no la conocía-, no había querido reparar en nada, no deseaba alejarme ni por un instante a lo que me aferraba, a algo tan usual y por ello tampoco conocido ni valorado, como es : ser uno mismo.
Esa noche brilló como nunca, reflejando soles en las caras sonrientes,(quizás también en la mía). Me pregunto: ¿si no fue ese brillo inusual lo que la cegó?. Solo sé que pasaron días oscuros hasta la noche que reapareció, convirtiendo eneros en mayos, nieves en cerezas rojas y suaves murmullos de abejorros enamorados.
Solo sé que apareció parando el mundo en la comisura de sus labios, mirando desde años luz, y acariciando pensamientos, que la noche era Aurora boreal trazando pasillos en el cielo de sus ojos. Sólo sé que se alejó el dolor.

Es primavera; el relente de la noche no trae susurros ni historias nuevas, y en el bosque hace tiempo que solo el ulular de los búhos rompe el silencio.







lunes, 15 de mayo de 2017

Compartiendo palabras

Salpicado de hielo, planeando en la espuma, emigra buscando otro nido, el suyo está yermo y los rayos de luna envolvieron su vida.
En su alma  una diminuta semilla de esperanza, y esta le arrastra lejos, ¿será tarde?,

Una sonrisa, unos brazos acogen la incerteza.
No está solo, el mundo bulle de pasos sin rumbo, de costumbres dormidas, aceptadas sin interrogaciones; cuando alguien lo intenta, lo acallan, y mil pupilas fustigan su aura.
Los locos sonríen en silencio, y miran de soslayo, - si nos descubren - ¿que será de nosotros, si nos descubren?

Todo tiene horarios, protocolos, -hay que saltarlos- saber que late un corazón, y la piel se estremece, que los ojos hablan inundados de caricias, y el vaho en la ventana será el único testigo, las paredes cómplices, guardianas de palabras, - si supieran - , el amor no se encierra, no se firma, es algo tan sencillo, y en cambio, lo visten de pecado, lo corrompen, lo enjaulan, lo matan.

Ya vuela, no piensa y si lo hace lo esconde en un armario encerrado con llave. Lo que ayer era mar hoy no es más que barro atrapando los pasos, impidiendo el avance, por eso vuela, vuela lejos, liberando el silencio, desnudando la piel y las miradas, compartiendo palabras.