Buscar este blog

viernes, 4 de agosto de 2017

Eterna




Te he mirado, pequeña, indefensa, escondida en ese cuerpo grande, tras esa sonrisa de miel y caries, con tu voz de ultratumba y bebé anciano.
He abrazado tu cuerpo, tu cabeza, donde se juntan la inocencia con flashes de cordura..., donde todo es un caos tan extraño que te hace eterna niña, ángel y diablo.
He besado las pecas de tu cara, mirando tus ojos azul turquesa, perdiéndome por un momento en tu mundo, y..., me has parecido el milagro más hermoso de la naturaleza.




7 comentarios:

  1. Pues si, es un milagro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En un mundo lleno de suspicacias, la inocencia es un bien muy preciado.Un abrazo Alfred.

      Eliminar
  2. Espero un poemario tuyo. 👏👏👏👏👏👏👏

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando mis torpes pasos encuentren el camino, te llamaré para que me des la mano. Mientras, sigo buscando mapas, intentando encontrarme cada día un poquito más. Un beso Blanca.

      Eliminar
  3. fascinante lo que escribes y me maravillas cuando comentas tambien
    abrazos desde el calor de miami

    ResponderEliminar